Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 29 de marzo de 2014

MANUAL PARA SER ESCRITOR(A)







Si le iba bien en clase de lenguaje y pésimo en matemáticas, si le premiaron un poema o le publican sus cartas al diario, tiene posibilidades.

1.- Métase a un taller literario, en lo posible con escritor(a) conocido a nivel nacional. Si no tiene plata, cuélguese de sitios de Internet donde hagan lo mismo o más o menos. Escriba.

2.- Comente favorablemente los textos de compañeros. No desespere, siempre podrá encontrarles algo bueno, aunque sea la ortografía.

3.- Arme un blog para poner sus escritos y conéctese con sus similares. (Yo te comento, tú me comentas)
Pronto estará linkeado con un buen lote.

4.- Póngase en contacto con todas las revistas literarias, aunque sean solo de Internet. Mande flores y luego sus textos. En ese orden, primero el ramo de alabanzas.

5.- Asista a todo lanzamiento de que tenga noticia, tómese fotos con el lanzador(ora) de turno, Vaya provista de trípticos con sus cuentos o poemas, más todos sus datos contactables para repartir con buen ojo. Consiga participar en lecturas públicas y lea sus cositas.

6.- Ármese de un buen lote de escritos para formar un libro.
 
7.- Si se aburre de enviar los originales de su obra a distintas editoriales para que la publiquen, ahorre unos pesos y autoedite 100 ejemplares.

8.- Consiga prólogo con algún autor(a) a quien haya alabado en forma pública y notoria. Organice una presentación en el mejor lugar que pueda. Después, siga presentando en distintos locales, en especial las ferias del libro comunales. No derroche su dinero en armar un cóctel. Consiga vino barato en una distribuidora y listo. Al menos, salva el honor, (el del vino). Encargue a amigos la venta de su libro. Usted se dedicará sólo a firmar y escribir dedicatorias.  Cobre caro, porque será lo único que venderá. Por lo demás, no le quedarán muchos ejemplares, porque tendrá que regalárselos a las personas que puedan convenirle.

9.- Cumplida esa función,  hágase socia(o) de la SECH. No se preocupe por lo desprestigiada que está. Es lo que hay. No se obsesione en seguir pagando cuotas. Casi nadie lo hace. Pero eso la dará caché. A través de la red de amistades convenientes que habrá hecho, métase en grupitos literarios que están en todas y conéctese, conéctese con el universo escribidor. No olvide deshacerse con prontitud y gracia de las amistades que no le sirvan para nada..

10.- Aunque la mayor parte de su tiempo estará ocupada en promoverse, hágase un huequito y no se olvide de escribir.

                 

viernes, 21 de marzo de 2014

21 de marzo Día Mundial de la Poesía

¡Hola Laura y amigos del blog!
Les cuento, que en 1999 la UNESCO aprobó el 21 de marzo como el Día Mundial de la Poesía, con el objetivo de apoyar la diversidad lingüística a través de la expresión poética y de dar oportunidad a las lenguas  para ser una vía de comunicación artística en sus comunidades. Así también, se promueve la enseñanza de la poesía, se apoya a las editoriales pequeñas, y se crea una imagen atractiva de ella, fortaleciendo el diálogo con otras expresiones artísticas, como el teatro, la danza, la música y la pintura.
La poesía es belleza y sentimiento y los sentimientos son el motor de nuestra vida.
Haciendo honor a este día, busqué un poema que escribí hace muchos años para compartirlo con ustedes. Espero les guste.
Cariños,
Saricarmen

Furtiva poesía

Poesía que te escapas
entre los dedos
que muelen los aliños
y rebanan las cebollas.
Emerges con sabor a puchero
y ensaladas.
La rústica cuchara
arremolina,
aúna el aroma
del huerto apetitoso,
mientras gira
se elevan mis canciones
del humeante fondo
hirviendo bajo el rebozo.


Poesía furtiva
que te escapas,
entre los bulliciosos niños
asidos a mi falda:
permanece apegadita,
agazapada,
sintiendo que te amo
y me haces falta.
Forma otra piel,
otra mortaja.
Aprieta mi delirio
con un fino suspiro.
Condensa el vapor
en sencillos versos,
que destilarán color
a mi fondo cotidiano.

UN PATIO A LO BRUTO







Un pedazo de jardín o un patio debería tener  aspecto calmo y ordenado, una especie de mínimo remanso de paz, un sitio para echarle una mirada distraída o recorrida rápida para distraer la mente y estirar el cuerpo.
Sin embargo, mi remedo de jardín es una maraña de plantas diversas que parece chillar por un poco de disciplina.
Además, está demasiado parcelado: el sector más grande..(es un decir) ….: el menos chico, es el destinado al señor perro. Salvo unas malezas que poda directamente porque al parecer le gusta devorarlas, otras son a prueba de bestias o sólo les pega tirones y les lanza algunos mordiscos a veces, como por cumplir (con su papel de perro).
La parte delantera contiene palmeras que han crecido como Pedro por su casa y están atadas como momias para que no invadan demasiado. Una vieja morera con sólo dos gruesas ramas retorcidas; tuvo tres, pero un jardinero medio volado se ensañó con una de ellas. También un árbol desconocido, algo entre maqui y maqui del diablo. Los frutos de ambos son muy apreciados por los señores zorzales, que son los habitantes y verdaderos dueños de ese lugar, los que dejan caer sus recuerdos desde sus puestos de observación, sin olvidar el bebedero. Hay también un espino al cual – por razones de espacio – le dejé sólo una rama; un olivo atacado por las conchuelas, un par de pitosporos enanos, una achira, algunas hortensias en maceta, hiedra enana en el suelo y normal en el muro, más un mioporo encontrado en la playa de Isla Negra. Al desenterrarlo de lugar tan inhóspito, descubrí que tenía sus raíces enredadas en un calcetín negro. Me lo traje y tengo que barrer sus hojas el año entero.
Entre ese mundillo vegetal subsisten algunos regalos: aspidistras del maestro Mesina, una estrella de Belén de doña Zoila, unas cactáceas del practicante Silva, más unas semillas que me dio el gran maestro Escolano, ex pasajero del Winnipeg: Me dijo: “son unas flores de todos colores y muy perfumadas, que crecen como malas de la cabeza”.
Justo lo que necesitaba. Se trata de los "diego de la noche", que se abren al atardecer, cerrándose con la luz del sol y brotan en todos lados.

En la parte trasera, hay un jacarandá demasiado crecido, un pino que según la vendedora alcanzaría sólo hasta dos metros y nada, ahora ambos se han convertido en un peligro. Un limonero discreto que produce frutos monstruosos,  mezcla entre siameses y dedos de buda, más uno que otro fruto casi normal, más un laurel metido en macetero.
Y diversas minucias en receptáculos de todos los portes, incluyendo a los descendientes de los cardenales que crecían en la vieja casa de Vicuña Mackenna y de las calas que cultivaba mi tía en el techo de su departamento.

Nadie creería, al mirar el caos, que al principio sembré pasto para cubrir todo el espacio y planté unos rosales. Se veía ordenado y aburrido.
Más tarde, cuando se hizo necesario conseguir un perro como alarma, éste terminó con el manto verde que tanto costaba mantener.
A veces, me brotan unos impulsos locos:  bosquejar un jardín de verdad, remover todo lo que hay, traer buena tierra y
comenzar a plantar lo que corresponda. Pero me da pena matar toda esa vida que ha demorado años en crecer y deshacerme de las plantas que me recuerdan a los que ya no están. Es como desalojar  a unos habitantes de su casa de toda la vida, sólo porque son antiestéticos. Y entonces siento que los señores vegetales tienen sus propios derechos y los dejo proseguir.

jueves, 20 de marzo de 2014

Mensajes

¡Hola Laura!
Por favor, no quiero sentirme una entrometida, pues he vuelto por este espacio. Si  no te parece, sólo dímelo. No hay drama.
He pasado unos días un poco "bajoneada", pero vengo de vuelta. 
Te cuento que me arrepentí de continuar con el sitio en blogspot y sigo en Bligoo.
Como hoy ha comenzado el otoño, y ya se estaba haciendo notar por acá, les dejo esta prosa escrita hace unos  días.
Saludos sureños,cariños


Mensajes
Hace ya unas dos semanas o más que han comenzado a llegar los mensajes. De día, de noche, en todo momento, por todo el lugar. Son los álamos, que aprovechan las suaves brisas para usarlas como invisibles alfombras mágicas, en las  que sus amarillas hojas se desplazan sin el más leve sonido, como los más perfectos aeroplanos, hasta depositarlas sobre el piso, encima de las frescas hierbas, en la tierra, en los maderos, en cualquier espacio. Y ahí juegan impelidas por el viento, cambiando constantemente de posición y lugar.
Ya no queda duda, es el señor otoño que se hace avisar. El mismo que comienza a corretear el colorido de las flores con sus mañanas brumosas, dejando las corolas pesadas de tanta humedad, tanto, que ya al sol no pueden levantarlas,  para saludar.

¡Señor otoño, es tu tiempo, ya puedes llegar!

martes, 18 de marzo de 2014

Honestidad

Con el nombramiento de nuevas autoridades, está quedando al descubierto la carencia de honestidad. ¿Por qué cuesta tanto encontrar personas probas en nuestro país, aún entre las que destacan de los demás? ¿Tanto cuesta reconocer faltas e impedimentos, para así, no aceptar los cargos encomendados? ¿No están conscientes de la enorme diferencia con antaño, cuando el traspaso de la información era tan  lento y se producía en un ámbito muy reducido? Vivimos una realidad tecnológica inimaginable para los que nacimos en las décadas del cuarenta y cincuenta, y aunque no lo queramos o lo ignoremos, todos nuestros datos y nuestras huellas van quedando registradas ahí: en la nube, en internet.
¿Dónde podríamos encontrar las causas de esta falta de honestidad? ¿En el núcleo básico fundamental, la familia? ¿En programas educacionales saturados de contenidos, con un mínimo espacio para trabajar valores formativos? ¿En un mal hábito arraigado desde la formación de la nación? Estoy muy lejos de ser una experta en la materia, pero es un tema importante en el que hay que detenerse a pensar, más aún, cuando existe el pleno consenso de la necesidad de mejorar nuestro sistema educacional. La buena educación de los hijos también puede lograr cambios en las familias, y por tanto, en toda la sociedad. No puede, no debe seguir ocurriendo.
Creo que también tiene que ver, con esto de que siempre hemos oído comentar, del afán tan chileno de burlar las normas, de trasgredir, de inventar la forma para no cumplir a cabalidad, de ganar harto con poco esfuerzo, de hacer "lesos" a los demás.

Repito: no puede, no debe seguir ocurriendo. Hay mucho por hacer.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Como "la Carmela", en Santiago

¡Hola! ¿Laura? ¿Antonia? Qué importa el nombre... Lo que sí importa es la gentileza, la generosidad, la humanidad que se vislumbra a través de tus escritos y de tu invitación para visitar un círculo tan especial, tan íntimo, como el conformado por las personas que participan en este sitio. La verdad, después de recorrerlo un poco, me siento como la Carmela de San Rosendo en su visita a Santiago... Soy tan ajena a todos los habituales lugares comunes, de ustedes. Creo, que no son más de seis o siete las veces en que he visitado la capital y de eso hace ya muuuuuchos años... Y para aumentar la falta, ahora vivo en el campo desde hace nueve años. Pero, las personas y la vida, en su esencia, no son tan distintas.
A lo mejor, la invitación al blog era para sólo visitarlo; pero a lo huasa, me estoy aprovechando para dejar un recuerdo de mi visita.
Estoy comenzando un espacio en esta misma plataforma: saricarmenblogspot.com  Aún estoy conociendo el sistema, ojalá me resulte continuar en él.
Te dejo unas bellas flores de mi jardín para agradecer tu cariño,
Saricarmen