Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 29 de octubre de 2010

¡Por siempre Néstor - Fuerza Cristina!

Era una de las consignas, entre cientos de banderas, mostradas durante el funeral del ex presidente argentino y marido de la actual presidenta.

No se puede evitar sentir tristeza al ser testigo de la desparición de un político tan eficaz que durante su gobierno logró levantar a la Argentina sumida en una depresión económica  severísima, gracias a su firmeza y habilidad negociadora.
Esperamos que Cristina Fernandez se sobreponga a esta enorme pérdida, con la entereza que la caracteriza.

domingo, 24 de octubre de 2010

Che Fridolo....de Jorgelina adorada..a Jorgelina ignorada pase???

Te extraño Galva...y para reventarte mas te digo.....soy muy feliz....estoy aceptando la realidad de mi relacion con un hombre compartido....... y espero que tu alejamiento hacia mi no tenga nada que ver con la relacion tuya con mi amiga de años,la que escribe fantastico y gano una mencion hace poco en Cordoba,ademas de ya haber ganado primeros premios....jajaja..lo dije...espero que estes bien...

Amigas/os...viajo el 8 de noviembre para conocer ,abrazar y besar a mi nietito de 4 meses,que vive en NY,estare algo mas de un mes ahi,se postergo el viaje un poco por mi salud un poco quebrantada por el vicio del cigarrillo que ya es casi compulsivo,aun sabiendo que cuando fumo me estoy suicidando.

Les dejo algo que escribi para el hombre que me llena de contradicciones y que amo.

En un flechazo te ame...y te sigo amando.

Al nombrarte mis labios te besan
y al salir tu nombre de mi boca
me sorprende el amanecer del mundo

Mi cuerpo quiere atraparte
mi corazon reternerte
y se que te amo..sin derecho
sin motivo

Y te amo aceptando...compartirte
solo asi puedo tenerte
y no me quejo..porque mi vida
renacio al encontrarte

Compartire tu cama
voy a meterme en tu lecho
y en silencio...acariciare tus sueños

Mis labios recorreran tu cuerpo
mientras mis manos te palpen
sintiendote mio
y te estremezcas por eso

Y entre sueños..susurraras mi nombre
mis dedos sobre tu boca acallaran
tu reclamo...entraste en mi deseo

Te abrazare suavecito...
y con mis caricias y besos
te sentire estremecer

Y al despertar...te sentiras pleno
por tanta pasion y amor recibido
y miraras a quien esta a tu lado

Y querras...volver a dormirte.

Te amo ..porque te amo
sin derecho...sin motivo
te amo asi....compartido
porque solo asi....puedo tenerte.

Los abrazo desde mi corazon...a vos Laura mi ideal de mujer....Marsa la mujer que me nutre con sus palabras...
Ana...la gran ausente...y Galva el niño caprichoso y añorado.

sábado, 16 de octubre de 2010

Carta de Punta Peuco

Asistí hace un par de días a una exposición sobre "Ciudad Justa", a cargo de un sacerdote jesuíta, rector de una universidad. Persona agradable, quien inició su intervención contando que venía "golpeado" por haber leído una carta en el breve tiempo que medió entre estacionar su vehículo y caminar hasta la universidad donde tenía lugar el encuentro. Tenía dicha carta en la mano y dijo que provenía de Punta Peuco. Se trata del lugar de reclusión para los militares acusados de delitos contra los derechos humanos. Esta "cárcel" cuenta de cabañas bien equipadas con dos habitaciones, baño, cocina y calefacción, acceso a internet y teléfono, disponen además de piscina, cancha de tenis y otras minucias. Lugar ideal para cualquier jubilado. Continuó diciéndonos el sacerdote que él atendía a los hijos del autor de la carta y a otros familiares. Detalló la calidad humana del autor, nos explicó que uno de sus hijos era autista ¡cuánto debía sufrir el padre! y luego se asombraba que una persona de tantas cualidades hubiera cometido un crimen. Enseguida citó un poema de Antonio Machado (lo busqué sin encontrarlo) en el cual dice cuál difícil es no bajar cuando todos bajan.


¿Cuál fue el crimen del autor de la carta? Degollar, luego de torturar a tres personas sin culpabilidad de nada, desde luego sin juicio alguno. Dos de ellos fueron secuestrados cuando dejaban a sus hijos en el colegio. ¿Tenían algo en común? Por cierto, personas de valor, altruismo e iniciativa, además de ser comunistas. ¿Era un buen preámbulo para el tema a tratar: Ciudad Justa? Aparentemente si, pues era uno de los contadísimos casos en los cuales se había logrado identificar a los culpables y había pasado la fecha de la amnistía decretada a los crímenes de militares. Se hizo justicia, aún cuando el encarcelamiento es una especie de vacaciones y los asilados reclaman airadamente por regalías especiales (más aún) y perdón presidencial.
Pero quizás no era ésa la intención del sacerdote.
Al terminar la charla del expositor, nadie se refirió al tema mencionado al comienzo sino a protestas por la carestía de la educación universitaria. (Antes de la dictadura, la educación superior era gratuita). Y nadie se refirió al tema porque había parecido de mal gusto, aunque estuve a punto de intervenir recordando que uno de los degollados, el profesor Manuel Guerrero vivía a unas cuadras de mi casa y tengo con el centro cultural que honra su nombre, una larga y estrecha relación. Y como en una ciudad, todos nos conocemos, durante años conservé una tarjeta navideña pintada por Santiago Nattino, un hombre siempre alegre y recuerdo el dolor que sobrecogió a los padres de Juan Manuel Parada, María Maluenda y ese estupendo actor (y mi profesor de voz en la escuela de teatro) Roberto Parada.

La imagen que he incluido es el monumento que se alzó en recuerdo de Santiago Nattino, Manuel Guerrero y José Manuel Parada, en el mismo camino donde se los encontró degollados y con señales de torturas previas.

domingo, 10 de octubre de 2010

okupas

 Eran dos casitas modestas unidas por un costado. En el entretecho se abría un pequeño balcón de madera.
Una de ellas era ocupada por una profesora de pintura, como taller y sala de clases. Cada vez que pasaba por el frente, imaginaba cómo arreglaría ese entretecho si viviera allí, cómo me instalaría a mirar la puesta de sol con una taza de té. Hasta que las desocuparon y pusieron en venta. Al parecer, nadie se interesó por comprarlas. Entonces comenzaron a desmantelarla. Sacaron puertas y ventanas, sanitarios, hasta las tablas del piso. Alguien hizo una fogata en la buhardilla y quemaron parte del techo. Después se divirtieron destruyendo el resto de éste. No es lugar apatecido para vivir puesto que tiene de vecinos a dos colegios y la calle está próxima a ser expropiada en parte para enanchar la calle. Un día de éstos iré a preguntar por el precio, por simple curiosidad y por hacer locos planes en el aire.
 
Por otro lado, ando en busca de arriendo barato de una propiedad modesta, pero que pueda albergar a tres o cuatro grupos de personas de no más de 15 personas cada uno, pero que tenga una sala lo suficientemente grande como para hacer de auditorio y sala de exhibición de pinturas, además de sala de ensayos de teatro y tertulias literarias. Casi nada. Misión imposible.

viernes, 8 de octubre de 2010

Desde la calle



Efectivamente, no son bonitas imágenes: es la calle y la plaza principal de la comuna, con sus elementos más comunes: los perros.
El primero de ellos duerme al mediodía, frente a los muros cubiertos de graffitti, que darán paso en un futuro no muy lejano, a la nueva línea del metro; luego aparecen dos muy acomodamos encima de una frazada, como compañeros de un mendigo que por el momento estaba ausente, la última imagen es la de un histórico pimiento que bien tiene 200 años y es el único testigo vivo del tiempo de la independencia. Se le ha perdonado la vida y sobrevive, ennegrecido y triste, cercado por Mac Donalds. La fuente, pintada de verde violento, es el asiento más popular del lugar, lugar de citas, de discursos políticos o arengas religiosas, además de receptor de basura. Transitar a pie por este sector me produce invariablemente cierta desazón. Por estos días integro un grupo de gente que pretende dar a esta "ciudad" un aspecto más positivo o civilizado para la fecha en que cumpla su propio bicentenario en 2018. Bueno, para esa fecha ya no estaré aquí o si lo estoy quizá en qué condiciones. Disculpen, es de sumo mal gusto mencionar eso.

Escribo esto con la ayuda de una cerveza boliviana, mientras proyecto caminar por otras calles en otra oportunidad. Por ahora, les recuerdo, me apronto para - con suerte - poder ver a Fridolin cuando llegue por estas lejanías en noviembre próximo. También mi hija mayor estaba pronta a viajar, pero al parecer sus planes han sufrido un cambio.
Por ahora he terminado el recreo y me apronto a dar una última revisión a un montón de textos porque, ¡para colmo! me designaron como jurado de un concurso literario comunal y no me siento convenientemente capacitada para hacerlo.
Ni he visto a Leonor ni Werner por un tiempo, ya podré visitarlos, espero.
Abrazos para todos ¿todos?...es un decir.