Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 31 de diciembre de 2009

Últimas horas de diciembre


Faltando unas pocas horas para el 2010, forzoso era que brotara algo nuevo en este café y justamente, por artes de birlibirloque, ha venido Fidel a beber el té de la tarde con los contertulios que se dignen aparecer.
Breve fue el encuentro y escasísimas las palabras intercambiadas, pero queda la grata experiencia de ver corporizado a ese esquivo personaje que viene, mira y se marcha, dejando a veces - pocas - algunas inquietudes sobre temas de fondo.
Elvi, Galvarino y Fidel, en algún momento de la noche estaremos bebiendo unas copas y por unos instantes, se pondrán en contacto nuestros alegres fantasmas.
¡BIENESTAR, ALEGRÍA, BUENOS AUGURIOS, BASTANTE SALUD (Y ALGO DE DINERO)

viernes, 25 de diciembre de 2009

Recordando

free hit counter

hit counter

Por extraña razón el sistema me acepta otro nombre y otra contraseña. Curioso. En fin, lo bueno es que me ha dejado publicar estas lineas.
Llego al Mozart y veo como ha cambiado todo. Hay un aire de decadencia que me encanta. Leonor sigue moviendose por el Café con su garbo de siempre, pero en su rostro se marca la huella del tiempo y sobre todo la soledad. Su mirada tiene un casi imperceptible destello de ausencia.
Amadeo está bebiendo demasiado. Casi no abandona el viejo piano y y su mirada vidriosa nos habla de todo lo que se quedó escondido, todo lo que se acumuló en el alma de este perdedor empedernido.
Werner aparece solo de vez en cuando. Ahora tiene nuevos negocios, la gastronomía le ha obligado a variar de locales, personal y yo creo que conserva el Mozart sólo por deseo expreso de su demiurga, la amada tía Laura.
El vino sabe a rancio, pero a mí me gusta este vino antiguo que Leonor ha sacado de esa vieja bodega y limpiado la botella de una red de telarañas.
Pido algo para cenar y Leonor dice algo a Amadeo quien con paso tambaleante abandona el recinto. Claro, lo ha enviado con toda seguridad a comprar un medio kilo de posta o de asiento de picana para preparame un buen guiso de carne.
Así me voy enterando del estado del viejo Café.
Qué lejanos los tiempos de los grandes encuentros, de Werner y Grace bailando muy juntos a la luz de la luna; de mi amada Genoveva contemplándome como si yo fuera el ángel que la llevaría volando por los cielos más sublimes; de mi tía y su séquito de admiradores y pretendientes, casi siempre obsecuentes a sus caprichos y la figura estatuaria de Ambrosius en la puerta de entrada. Del andar cadencioso y coqueto de la bella Leonor ante la mirada enamorada del doctor Caligari; de Jorgelina, la antigua, la de aquel tiempo en que todos le celebrábamos sus locuras y ella caprichosa partía dando un portazo, jurando que no volvería a pisar este antro. De la dulce y reflexiva Aby, siempre dispuesta a decirnos una palabra amable, a apoyarnos en los momentos bajos. A Mayita y sus figuras psicodelicas, a aquella Gigi que cantaba viejas melodías andaluzas; a la dulce y tímida niña de Maipú (no recuerdo su nombre) que escribe unos poemas sentidos y romanticos. A Fidel y su voz ecuanime y autorizada, a Casanova y su cordialidad, a mi bella amiga Mensi que aún no entraba cuando tuvo que retirarse debido a equívocos de añejas historias; a aquella amiga querida de mi tía, una de las hacedoras de este boliche, que tenía un nombre eslavo,una mirada ensoñadora y amor por la naturaleza y se nos perdió en la bruma del tiempo. En fin han sido tantos los personajes reales, todos, que alimentaron nuestros días, nos dieron amistad, compañía, aceptaron nuestras minusculas locuras.
Me parece que todos ellos acuden hoy, reales e imaginados, y el medio kilo de asiento que Amadeo ya trae se transformará en kilos y kilos de asiento de picana que acompañados de papas del huerto de mi tía, de berenjenas, colifores, champiñones, porotitos verdes, y todo regado con los viejos vinos que aún permanecen durmiendo en la bodega, nos hará compartir el ágape más hermoso y pantagruéico que podamos compartir. Allí está mi hermosa tía, presidiendo la gran mesa del centro del boliche, allí Amadeo nos interpreta al bienamado Schumann, allí acude Werner, solícito con tía Laura a llenar nuestras copas, allí Leonor, bella, lozana, contonea sus caderas y el doctor suspira lamentos de amor.
Ah, tía querida! Estoy soñando, lo sé. Pero al menos Amadeo ha leido mi sueño pues Schuman va inundando los rincones y Leonor, ajada y bella, acude con el guiso de carne y otra vieja botella de tinto.
Salud tía bienamada!

jueves, 24 de diciembre de 2009

Saludo de Enrique Darío


Creo y comparto la historia de un niño pobre lleno de talentos que nació en un pesebre y recibió compañia y alimento de animales que siempre han vivido con nosotros ,en un ambiente natural tranquilo ,en paz.
Rechazo una supuesta voz divina que nos ofrece la vida eterna .Esa diabólica pretensión nos ha llevado a menospreciar , emporcar y destruir nuestro entormo. Ahora sabemos que solamente morimos y nos renovamos en los genes de nuestra especie humana. Muy mal nos ha ido con algunos dioses tutelares .Por ejemplo con Saturno que devora a sus hijos, según el espantoso cuadro de Goya.
Con Jehová, que ordenaba arrasar pueblos y matar a mujeres y a niños ,prédica que el pueblo judío sigue practicando hasta hoy. Y Cristo torturado en la cruz, quien pide a su padre ayuda, que no lo abandone .El padre celestial ,quizás con demencia senil ,olvida al hijo. No le importa el sufrimiento humano.
Creo indispensable volver al centro de nuestra esencia humana y vertebrar desde alli los valores que permitan nuestra sobrevivencia en el planeta por recuperar.
Me apropio de los versos del poeta Almafuerte:
Me quebré ,me rompí como una clara
y bruñida copa de cristal sonante
pero me queda corazón bastante
para incendiar el sol si se apagara."
Como nuestro amigo Enrique se enreda bastante con el sistema de abrir la puerta del café, me he permitido copiar su mensaje, porque me parece el más cercano a mi propio sentir y me atrevería a pensar que también al de ustedes.

lunes, 21 de diciembre de 2009

AIRES NAVIDEÑOS

Ayer entré al supermercado preparada para soportar el horrible bullicio de las musiquitas navideñas archiconocidas y salir rápido de alli.
Pero... había una atmósfera tranquila que incluso hacía que la aglomeración se notara menos y que la gente cediera el paso con sus carros-tanques. Algo diferente se había posesionado del lugar, transformándolo.
Música de Bach y Vivaldi más algo alegre de fines del siglo 19, como anticipo de año nuevo. Apenas encontré un funcionario del super, lo felicité por la música. Hasta daban ganas de comprar más.




miércoles, 16 de diciembre de 2009

Yo voto, tú votas...


El domingo 13 fue día de elecciones presidenciales y parlamentarias.
El candidato derechista obtuvo algo más del 44% de las preferencias, contra los 29 y algo del que le sigue. Éste último es el peor que pudo haber escogido la coalición de gobierno. Un ex presidente cuyo único brillo consiste en ser hijo de un estadista respetado, cuyo talento no heredó.

En un mes más, deberá votarse otra vez entre ambos. La propaganda muestra al derechista cayendo en el más desfachatado populismo en una propaganda que se despliega como sunami.
El otro es mal encarado, desprovisto de todo encanto personal, a pesar de los esfuerzos de los magos del lente para dulcificar su cara de moai.

¿Dónde irán a parar los votos de los dos candidatos que quedaron atrás?
El derechista está demasiado cerca del 50%, en cuanto al otro, es muy difícil que los obtenga.

En cambio, quienes apoyaron al socialista y al independiente, pueden preferir la anulación del voto antes de transigir con un democratacristiano
peligrosamente cerca de la derecha.

Se dijo que apoyar al dc es hacerlo por el "mal menor", lo contrario sería pavimentar el camino al pinochetismo y olvidarse del enjuiciamiento por los crímenes pendientes de la dictadura.

El voto nulo parece ser la respuesta más digna.

viernes, 27 de noviembre de 2009

No está na el caballero...


Escucho la frase de mi vecina ante un vendedor/ propagandista de algo. Ella se excusa de tomar una decisión o elude expresar un rechazo a través de un subterfugio cómodo.

Si bien luchamos para que la igualdad entre los sexos se imponga, subterráneamente unos topos trabajan en contra y mientras existan y se multipliquen, nada verdadero se logrará, ya que la atávica sumisión al sexo peludo subyace entre la población, se trate o no de la marginal, como la que menciono.

domingo, 22 de noviembre de 2009


Con una cerveza helada, pretendo que ya es verano, aunque los días grises se suceden a pesar de los pronósticos optimistas del tiempo que dicen que deberíamos tener días soleados y calurosos.
Aunque noviembre ya está finalizando, ninguna noticia se ha recibido por aquí de Galvarino, por lo que deduzco que está pasando un tiempo estupendo por ahí.
Espero, amigo, que te acuerdes de enviar algún mensaje y ojalá también te materialices antes de regresar a España.
He visitado poquísimo los blogs, pues todos estamos con la mente puesta en el final de año y sus obligados rituales. Bueno, eso de obligados no es para tanto pues si no los realizamos de buen grado, no tendrían razón de ser aceptados.
Por hoy, me marcho con la pereza a otra parte y específicamente, a cumplir con la "tarea" de mañana lunes.
Buenas tardes

sábado, 14 de noviembre de 2009




Durante todo el año, estuvo floreciendo el romero.

La planta fue la única atracción de las
abejas en el invierno. Algo parecido había ocurrido con dos
fucsias. Floración ininterrumpida por todo el año terminando en muerte.
Previendo el desastre, saqué varias patillas del romero y las planté. Fracaso.
Desgraciadamente, de la noche a la mañana, el arbusto apareció con todas sus ramillas mustias y terminó por secarse totalmente.
Es curioso, pero se parece a una circunstancia personal que se ha repetido. Sin ningún motivo especial, me he sentido feliz de repente, para encontrarme después en medio de un accidente o recibiendo la noticia de la muerte de alguien querido. ¿Alguna relación?



miércoles, 11 de noviembre de 2009

Feria del libro de Santiago





Este año la feria tuvo como país invitado: Argentina.

Y como no podían faltar los tangos, vimos una presentación en la Plaza del Encuentro.

Asisto principalmente por comodidad, aprovechando la presencia de varias editoriales y librerias para buscar libros que me interesen. Inevitablemente, son muchísimos más que los que puedo comprar. Mis escogidos esta vez fueron:

Sueños y memorias de Gabriel Valdés, el tomo 1 de la obra poética de Nicolás Guillén, que encontré en el stand de Cuba, La novela de Ferrara de Giorgio Basani, El último encuentro de Sandor Marai y Me llamo rojo, de Orhan Pamuk. Estuve a punto de traerme un libro de arte islámico, pero el precio me detuvo.

Hubiera deseado encontrar algún puesto con libros y revistas en inglés, (para evitar largos viajes) pero no había.

Por haber ido temprano y en día de semana, se podía deambular con bastante comodidad y verlo todo. Sin embargo faltaban libros "para la vista", pues generalmente hay un sólo puesto para reproducciones de arte y material gráfico. En cuanto a los comics, son los más caros de todos.

Entre las ediciones curiosas, se ofrecía un libro de poemas de Armando Uribe hecho con letra manuscrita, incluyendo borrones y en un stand figuraban aquellas ediciones artesanales con tapa de cartón reciclado pintarrajeado, en cuyo interior los textos están engrapados al modo de las revistas y pegada su última hoja trasera al cartón. (Frágil, incómodo y desordenado, pero dan ganas de fabricarse sus propios libros con algún sistema más estético.)

El mundo musulmán se expande: había dos puestos entre los más pequeños, uno de ellos de Turquía, aún cuando en Chile casi no hay turcos. Si habita una gran cantidad de gente de origen palestino, pero la mayoría son cristianos. Sin embargo, algunos nacionales se interesan y se están haciendo musulmanes.

Por ahora, tendré lectura para unas cuantas noches.

Hasta pronto.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Escuchando las noticias


Hoy siguen en paro los trabajadores municipales, aquellos inamovibles, que si no los soportan en alguna sección, los trasladan a otra y listo. (Como a los sacerdotes católicos) En cierta oportunidad me dijo una jefa de servicio: "si despidieran a la mitad de los funcionarios, nadie se daría cuenta..." No opino al respecto porque jamás trabajé allí. Como los cursos a que asisto funcionan en territorio municipal, estoy libre por estos días y con ánimo ligero, vengo al café a tomarme un trago.
Leonor trae algo llamado vulgarmente "Roncola", antes era "Cuba libre". Me había olvidado el sabor. A éste le pusieron un excelente ron y aunque la cocacola no sea una de mis bebidas favoritas, la mezcla me parece de primera.
¡Salud! mientras las huelgas de fin de año, tan estratégicamente producidas, son la noticia del día en todos los informativos. Y justamente en época de crisis mundial, con creciente desempleo, en resumen, una burla a los cesantes...
¡Leonor, otra, por favor!

viernes, 6 de noviembre de 2009

Padres e hijos

Cuando recién conocí a Osvaldo, habló con especial afecto de "el hijo". También su mujer se refirió así al hijo que tuvieron. Jamás les he escuchado referirse a "mi" o "nuestro" hijo. Tampoco entre ellos se mencionan uno al otro con posesivos, respetando en el fondo y la forma la independencia de cada uno.
Esta costumbre debería extenderse hasta que terminara por debilitar ese tremendo deseo de posesión que impulsa a tanto desiquilibrado al abuso y la violencia. Es posible que a lo largo de los años, quienes lo escuchen terminen por adoptar esta costumbre o, al menos, pensar en ella.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Un manhattan, por favor


y un plato con aceitunas de Azapa, pero de carrera porque no había podido venir aquí.
Todavía no me decido por comprar una pantalla. Después de ir de tiendas, me parece que los vendedores se obstinan en meter por los ojos de los pobres clientes unas maravillas de marca dudosa, mientras esconden de la vista algunas de marca quizá más confiable y más cara. Dudo, porque ya no me queda claro si no se trata sólo de un método de venta para manipular a los incautos.
En realidad, venía a hablar de otra cosa, pero se me echó encima el reloj, la hora, el tiempo, pido disculpas si alguien se apareció por aquí y me voy por la tangente antes de que se note...

martes, 20 de octubre de 2009

en montevideo

free hit counter

hit counter

Termina la clase y nos cambiamos los zapatos. Las sillas están amontonadas como siempre lo hacen los días en que la clase de tango llena este boliche. Hoy he aprendido unos dibujos nuevos, que uno hace con los pies y un quiebre de cadera que en el hombre resulta muy elegante. Al menos así me parece.
Ahora una cervecita Patricia, que es la típica de esta ciudad y me iré por allí a pasear aún un rato pues la noche está fresca y agradable pero el viento ha amainado. Recorrer la Rambla de Montevideo es una gozada. Camina mucha gente y otros muchos están instalados en la baranda del río y toman su mate con parsimonio mientras platican los dos grandes temas del momento. Las elecciones del proximo Domingo y la posibilidad aún, que el Uruguay quede seleccionado para el mundial de Sudafrica.
La celeste perdió frente a la Argentina en un partido dramático que pudimos contemplar en vivo en el Estadio Centenario y pudimos conocer a nuestros ídolos Messi, Iguaín, Forlán.
Las calles lucen embaderadas por los trapos de los pArtidos y por todas hay manifestaciones. Hace años que no veía este jolgorio electoral. En Europa no se estila. Allá las cosas son más medida, el alejamiento de la política es inmenso, casi nadie asiste a las manifestaciones, al menos que se trate de una reivindicación laboral o de grupos organizados que arrean a los padres a manifestarse contra el gobierno por leyes horribles relacionadas con el aborto,el problema de los inmigrantes o la educación laica.
Aquí la política está viva. La gran cultura ciudadana de este pueblo hace que todo el mundo tiene una opinión política, aunque sea para discrepar. Esto es el resultado de una país con una vieja cultura liberal donde en los años veinte se decretaban leyes como la separación de la Iglesia de las cosas del mundo, la ley del aborto y la ley del divorcio. Y por supuesto la ley de alfabetización que hizo de esta tierra uno de los lugares más cultos de latinoamérica.
Así, paseo por la rambla, recibiendo la brisa de este mar que es un río, y me empino por calles arboladas con grandes plátanos, altos y añosos, que en su afán de crecer y expandirse asoman sus enormes raices por las veredas, destrozando las aceras y el caminante debe tener sumo cuidado en no caerse, atrapado por las raices insolentes de los árboles.
Mañana iré a un boliche que presenta un programa de tango en donde se escucha cantores locales, se baila y se sirve un asado que le recuerda a algún paraiso perdido. Todo regado con los buenos caldos de la tierra como el Tanat y el Don Pascual.
Es linda esta tierra porque es sencilla, porque no ha venido el último grito de la moda y las casas están viejas, las calles están viejas y el río luce su color de tierra y de cobre. Aquí salen los candidatos y pregonan a los cuatro vientos sus proyectos. Son todos mayores. Politicos de la Tercera Edad y muchos jóvenes protestan. Una pena que aún no haya llegado la moda joven a la politica uruguaya.
Ahora ya cansado me pasaré por el Café a conversar un vinito con Amadeo, a contemplar la bella espalda de Leonor y a esperar a que aparezca mi hermosa y solitaria tía con sus susurros vespertinos. Me cuenta Leonor, que desde se quedó sola, todos la abandonamos, pasa cada noche por el Café, pide a Amadeo un tema de Satie y se sienta en la última mesa junto a una copa de absenta y escribe cartas a sus viejos amantes, casi todos muertos. Allí permanece, a veces quieta como una figura de mármol, y solo cuando Amadeo concluye la última nota y le brinda una leve reverencia, ella levanta la vista y sonríe melancólica con esos hermosos ojos que conocen la vida y los entresijos de ese Santiago acongojado e inefable.
Espero que De repente, desde las marismas de la noche, surjan las figuras de Jorgelina, de Ana Florencia, de Marsa, de todas las otras amigas, que viajan en trenes de lejanía por regiones ignotas.
Yo estaré aquí junto a los míos, esperando vuestro regreso.

domingo, 18 de octubre de 2009

DOMINGO


Los cardos brotan porfiadamente todos los años, con sus grandes hojas bicolores y flores azules. Gracias a sus espinas, el perro las ha evitado, razón por la cual las riego todos los días, a pesar que salen entre las piedras, casi sin tierra donde agarrarse.
Todos los mañanas pierdo tiempo desfaziendo los entuertos que armó el susodicho por la noche y esto se convierte en una labor digna de Sísifo porque no tiene fin. Bueno, me lo busqué.
Anoche terminé la lectura de un libro que recomiendo: "El viaje del elefante" de José Saramago. Libro amenísimo, lleno de alusiones actuales y humor anticlerical. Anoche me estuve riendo sola leyéndolo. Pero, nada es perfecto. Como toda lectura amena, no se puede dejar la lectura y la consecuencia es insomnio, una pepa para dormir (que por anoche no resultó) y consiguiente sensación de culpabilidad a la mañana siguiente. ¿Por qué hemos heredado el sentido de culpa, tan cristiano? Nos sigue y persigue donde vayamos...

sábado, 17 de octubre de 2009

MIRADA AZUL


No se trata de ojos azules, sino que ¡aún!
no he salido a la caza de una pantalla nueva. Será la próxima semana...
Por ahora, me consuelo bebiendo una cerveza no virtual, mientras Amadeo, que si lo es, toca algo gracioso de Satie.
Escribe Galvarino, ha perdido el mapa del café, no puede entrar otra vez. A ese muchacho que tanto viaja, se le ha extraviado la brújula en tierras de América. ¿Qué encontrará esta vez? Ojalá nos lo cuente.
Leonor se ve enfurruñada. Dice que viene gente al Mozart, pero nada piden.
Werner hace planes de traslado, ya que su local no atrae parroquianos. Lo trataré de convencer, ya que si se va de aquí ¿dónde iré cuando termino el trabajo del día? Buscar un nuevo café no me atrae mucho, eso de las invitaciones es una lata. Tengo una amiga que en cada ocasión, da el nombre y ruta de su blog sea desde un escenario, una radio, o una reunión cualquiera.
Considero que meterse en asuntos promocionales ya sería demasiado para un grupo que se supone limitado. De manera que prefiero dejar el asunto tal como está.
Hasta pronto

sábado, 10 de octubre de 2009


He venido a pesar de las tinieblas azul-verdes de la pantalla. Afuera suenan bocinas y tocan tambores.
- Leonor, una cerveza, por favor.
Me estoy convirtiendo en adicta a pesar de la lluvia de hoy.
Hace un rato, terminó un partido de fútbol en que Chile ganó a Colombia y la celebración es ensordecedora. Cualquier cosa se puede esperar de los entusiasmados transeúntes. Anoche, quizá por ser viernes, alguien arrancó el poste con el nombre de la calle. Por lo menos, se contentó con atacar un bien público. Ahora, unos chicos se han instalado en el asiento del paradero de buses, atronando sus instrumentos. Bebo mi cerveza esperando que pronto se calmen, mientras el perro Niki ladra y ladra al monstruo invisible.
Miro la agenda: en un par de horas más, se celebrará a Santa Soledad. Sospecho que ninguna Soledad ha alcanzado todavía la santidad, pero ninguna agenda cometería la descortesía de dejar a alguien sin celebración.
Por eso, si vienes por aquí, ¡Feliz día, Soledad!

jueves, 8 de octubre de 2009

A media luz

Se ha agotado la pantalla. Sólo aparece azul y verde terroso. Veo a Leonor azul océano, vinos y licores negros, de manera que su apariencia no es en absoluto apetecible.
Como el viernes es mi día menos ocupado, proyecto comprar una nueva. Si resulta, tendré que recurrir a la experta para que coopere con la conexión.
Cordiales saludos a todoooooos...

domingo, 4 de octubre de 2009

LA CIGARRA

Tantas veces me mataron,tantas veces me morí,
sin embargo estoy aquí resucitando.
Gracias doy a la desgracia
y a la mano con puñal,
porque me mató tan mal,
y seguí cantando.

Cantando al sol,como la cigarra,después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.

Tantas veces me borraron,tantas desaparecí,
a mi propio entierro fui,
solo y llorando.
Hice un nudo del pañuelo,pero me olvidé después
que no era la única vez
y seguí cantando.

Cantando al sol,como la cigarra,
después de un añobajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.

Tantas veces te mataron,tantas resucitarás
cuántas noches pasarás
desesperando.
Y a la hora del naufragioy a la de la oscuridad
alguien te rescatará,
para ir cantando.

Cantando al sol,como la cigarra,
después de un año bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra

Mercedes

Canción con todos

Salgo a caminar por la cintura cósmica del sur, piso en la región, mas vegetal del viento y de la luz; siento al caminar toda la piel de América en mi piel y anda en mi sangre un río que libera en mi voz su caudal.

Sol de Alto Perú, rostro, Bolivia, estaño y soledad, un verde Brasil, besa mi Chile, cobre y mineral; subo desde el sur hacia la entraña América y total, pura raíz de un grito destinado a crecer y a estallar.

Todas las voces todas, todas las manos todas, toda la sangre puede ser canción en el viento; canta conmigo canta, hermano americano, libera tu esperanza con un grito en la voz.

(Isella y Tejada Gómez)

domingo, 27 de septiembre de 2009

Cumpleaños feliz





La gente cumple años y por inercia de casi todos: festejantes y festejado, el rito mantiene su monotonía: torta con velas, regalos, flores, champaña, cancioncita tradicional y caras de circunstancias.

Por algunas razones sepultadas en algún rincón del closet de las emociones, a veces el festejado o la festejada no quiere saber nada de celebraciones de los dientes para afuera y se niega a representar su papel. Conseguido su propósito, se deprimirá porque nadie lo saludó para la ocasión.

Por mi parte, reconozco que me gustan los cumpleaños ajenos, (a pesar de la eterna parafernalia) es una ocasión alegre, donde todos esperan pasarlo bien, aunque a veces los festejantes insistan por todos los medios en que el festejado confiese su edad, a pesar de sentirse anonadado ante la cifra.

Todavía recuerdo a la mayor de mis primas, cuando, con dramático acento, nos informó con voz que pretendía no ser oída: Cumplí 50 años....

Y la voz estremecida de un querido amigo, como quien confiesa una enfermedad terminal: Fíjate que ya tengo 60 años....

No quedaba otra reacción más que una mirada de compasiva comprensión ¡Nos faltaba tanto para llegar a eso!

Y deseo ¡salud! con el resto de la champaña, a quien acaba de cumplir 72, en este domingo de lluvia, recordando la canción de otros tiempos: Per multos annos vivas....

viernes, 25 de septiembre de 2009

Viernes al agua


Más agua anunciada hace que el invierno se vaya alargando. Espero que a Galvarino no le pille el chaparrón cuando aparezca por estos lados.
Como se me ha hecho costumbre, he pedido un martini seco, aceitunas y algunas galletas saladas a Leonor, quien parece un tanto contrariada por no haber recibido visita del viajero.
- Ya vendrás, mujer, no te preocupes. Y hasta bailarán acompañados por Amadeo, mientras yo les tomo una foto.
Ayer estuve leyendo algunos comentarios en la red, algunas noticias por aquí y por allá y desconcierta notar que la información que se recibe por medios oficiales se contrapone a aquella transmitida por la gente. Por lo que parece, seguimos engañados y llevados de la nariz por la prensa.
Leo: "Si los medios dijeran la verdad sobre Israel, en el mundo no habría antisemitismo" (¿?).
No sigo por ahora en ese tema, porque Amadeo ha comenzado a tocar y terminaré de beber tratando de evadirme por unos instantes en el aire cálido del café, sin escuchar el viento que corre afuera, sin escuchar el rodar de las hojas que se esparcen por todo el patio.
Saludos cordiales

sábado, 19 de septiembre de 2009

Preparando asado


Costó bastante encender el fuego, considerando que la encargada no tenía experiencia previa. (incluso pretendió ayudar a la combustión con cerveza, aduciendo: Como la cerveza tiene alcohol, tiene que resultar...).
Finalmente, se encendió y se pudo preparar el asado.
El perro Niki olfateaba hacia todos lados direcciones, ya que las casas vecinas se estaba haciendo lo mismo.
Aunque almorzamos más tarde que nunca, degustamos el asado, empanadas y vino tinto.
Por supuesto, se brindó por los participantes: presentes y ausentes, del café.
Como hoy Leonor tenía vacaciones, me he preparado un martini medio seco y yo misma tuve que tocar el piano. Menos mal, no hubo oyentes.
Hasta pronto

viernes, 18 de septiembre de 2009

Noticias


No leo noticias diariamente. Por casualidad, visité un blog conocido y me encontré con el relato ilustrado de la masiva manifestación en Washington contra el presidente Obama. Miles de republicanos o conservadores viajaron en buses hasta la capital en una impresionante cantidad que sorprendió a los mismos manifestantes. Cuando pretendí comentar este hecho, me contestaron "¿Qué puede importarnos a nosotros lo que pase en EE.UU.?".
Pues influye y grandemente un país que se ha ido tragando a tantos otros.
Lo que me llamó la atención es el comentario que hizo la persona que hace ese blog y que participó y tomó fotografías de éste.
Las pancartas mostraban a Obama con bigote a lo Hitler o reemplazando la cara del Che Guevara en su famosa fotografía que aún adorna poleras desde Chile hasta China. Se le criticaba duramente por la enorme cantidad de dinero que se empleará en el sistema de salud, al hacerlo extensivo a quienes estaban privados de éste, diciendo que por tal motivo se practicará eutanasia en los ancianos enfermos (??); además, que el país está retrocediendo en el tema armamento y poder. Se mencionaba que están frente a una tiranía y que echarán a Obama.
Este persona dice que le daba gusto ver el orden de la marcha, donde nadie le gritaba en la cara a nadie y no se veían "caras feas", sino que eran todos "verdaderos americanos" y no dejaron basura después de la manifestación. O sea, los conservadores desplegaron su poderío en forma preocupante, justo cuando el gobierno de ese país trata de mejorar - aunque en forma tibia - su imagen internacional.

- Leonor, dame una aspirina, por favor, creo que las empanadas del almuerzo me han caído mal.

Cordiales saludos

martes, 15 de septiembre de 2009


Hay días en que no se sale del limbo o del cascarón o de la cueva, donde una se siente cómoda o, simplemente, no hay incentivos ni energía para abrir la puerta de la casa y hacer algo.
Aquí se ve la casa que ocupaba Kalimera y que es demasiado grande para el Niki. Habrá que hacerle alguna adaptación para que acepte mudarse.
Si, querido Galvarino, le puse una bandera, todavía soy persona de ritos. Mañana tomaré otras fotos, hoy el cielo estaba de un horrible blanco sucio.
Vine al café, no había nadie. Werner dejó un recado escueto: "Vuelvo el lunes". Seguramente se ha ido a pasasr unas pequeñas vacaciones en algún lugar tranquilo. Leonor no puede imitarlo, por lo que anda moviéndose con sigilo, como si no quisiera despertar a alguien.
Me tomo un café cargado con un chorrito de cognac, elijo un par de chocolates y me acuerdo de ustedes queridos amigos, hoy ausentes.
Hasta pronto

domingo, 13 de septiembre de 2009



Antes de que se termine el martini que estoy bebiendo, inserto una imagen de las primeras fresias que perfuman apenas el aire de esta tarde nublada. Después de leer los comentarios de Elvi, pienso en mi única media hermana y lamento que estemos distanciadas. Había encontrado un
camino de comunicación (Facebook) pero desapareció misteriosamente de allí. Ignoro qué ocurre y lo siento. Lo que nos unía era el padre común. Fallecido éste, se ha perdido el contacto, así como se van perdiendo y desatando los lazos que alguna vez se anudaron por algún interés común.
No se han establecido nuevos contactos, (excepto la gente del café) porque falta el lenguaje común. Cada generación tiene su propio léxico, sus propias referencias y siempre me estimula encontrar alguien que los comprende. Por ejemplo, como recuerdo del colegio: "Grau ist, teurer Freund alle Theorie, und grün des Lebens goldener Baum" (o algo así, porque la memoria transforma algunas cosas).
O sea, cada uno busca su pequeño nicho donde sentirse acompañado.
Terminado el trago, me despido por hoy.

El viaje




Sí cariño, aquí, bebe una copa de Cava conmigo, no, si ahora no hay nadie en el Café. Y además Werner creo que iba con tía Laura a un concierto de Wagner.
Sí, llegaré en estos días. Otra vez contemplar Santiago, desde mi distancia. Usar uno de esas cosas que llaman transfer para salir del aeropuerto. cruzar la ciudad y observar como cambian los paisajes. Y luego al día siguiente vagar sin rumbo, o mejor dicho con un rumbo inconciente , por calles y plazas. atreverme a probar las empanadas en algun lugar de la Vega Central, y las sopaipillas en alguna calle. Con miedo claro, a enfermar de la barriga, pero que se le va a hacer. El pasado año, Leonor querida, probé las sopaipillas callejeras sólo una vez y me sentí fatal! No te rías. Si sé bien que las mejores son las que tú haces con tus hermosas manos.
Y luego acercarme a la Plaza de Armas, visitar la Catedral, y esas galerías que antes eran sólo un Portal y ahora es un enjambre de recovecos. Los árboles son pocos y escuálidos. No sé que hicieron con ellos.
En fin, ya apareceré por el Mozart cariño. Con mi acento español andaluz y mis años.
Un beso

sábado, 12 de septiembre de 2009

Conmemoraciones




El 10 de septiembre de 1973, en el día de su cumpleaños, mi abuela Bice tuvo una caída y consiguiente fractura de cadera. La llevaron al Hospital Militar, donde fue atendida de urgencia. Allí pidieron que volviera al día siguiente para el resultado de las radiografías. Pero al día siguiente se produjo el golpe de estado y no permitieron que fuera atendida por ser civil.
Pasaron los meses en condiciones muy precarias y justamente al año de su accidente, falleció cuando cumplía 90 años.
De manera que esos días quedaron enredados entre sí. Su funeral, parecía también hacerse por el país, sumido en la amargura.
La dictadura fue vivida por tres generaciones, una - la de mi abuela - ya no está y las otras optan por "olvidar el pasado", como si se pudiese borrar de la memoria todo lo que es incómodo.
La gente se prepara en este mes para celebrar el nacimiento del país a la vida independiente pero, de cierta manera, todavía no se puede celebrar en forma espontánea porque ha pasado para algunos a ser una festividad obligada, algo así como de dientes para afuera.
Cordiales saludos

martes, 8 de septiembre de 2009

EL RAMITO DE VIOLETAS









Albert había llegado al último peldaño de la decadencia, cuando recibió una formal invitación a comer de uno de sus escasos clientes, un empresario a quien consideraba casi un mecenas.


El pintor, quien hacía mucho tiempo no sabía de una comida completa y menos de una refinada, se puso de inmediato a preparar lo necesario para tan señalada ocasión. El asunto vestuario no era un tema fácil. Si bien es cierto que un artista posee mayor libertad en el momento de elegir prendas con que cubrirse, en su caso era una cosa difícil, ya que todo su closet estaba equipado con harapos. Lavó su mejor camisa, tratando de eliminar las manchas más visibles y planchó con esmero una chaqueta raída, deformada en los codos y con los bolsillos colgantes. Con los pantalones no tuvo opción. Los que tenía estaban tan manchados de pintura que no se podía contar con ellos para nada. Logró conmover el corazón de su amigo Raúl, quien era el afortunado dueño de unos pantalones de gabardina blanca, casi impecables, si uno no se fijaba en unos casi imperceptibles rastros por aquí y por allá. Al fin, su vestuario estaba completo, luego del esfuerzo extra en lustrar sus únicos zapatos de suelas casi transparentes y arrugas de expresión muy notorias. Reunió las últimas monedas disponibles para la jornada y al llegar el fausto día, se dio la acostumbrada ducha de agua fría y luego peinó sus escasos cabellos amarillentos frente al espejo, frunciendo el ceño al notar esos implacables trazos que bordeaban sus ojos y los surcos de la frente. Quizá se podría remediar algo manteniendo una expresión de calma forzada. Observó los hombros y enderezó su posición hasta lograr un aire marcial. Ensayó el saludo a la dueña de casa, con el seco golpe de talones y beso en la mano, que tanto gustaba a las mujeres de este país. Sabía que el efecto era infalible, con la apostura del cuerpo y la intensidad dramática de sus ojos azules se podía restar importancia a la precariedad de la vestimenta.


Con paso resuelto, salió de su taller a la hora prevista y a la salida del edificio en la esquina de Huérfanos y Estado, se detuvo ante el puesto de flores y eligió un ramito de violetas, de acuerdo al menguado presupuesto, pues no habría sido correcto presentarse ante la dueña de casa con las manos vacías.


Trepó al bus, consiguió un asiento junto a la ventana y allí se acomodó, estirando las piernas con una sonrisa de anticipación ante los selectos bocados que le aguardaban junto a vinos cuidadosamente elegidos para resaltar su sabor a la manera civilizada, placer que tenía olvidado. Portaba su carpeta con dibujos, sabiendo que al anfitrión le gustaba mantenerse al tanto de sus proyectos.

Luego de 45 minutos de viaje, ya se acercaba a destino. Cuando el bus llegó a la altura de la Plaza Lo Castillo, descendió, protegiendo su ofrenda floral con esmero, lanzándose a caminar las cuadras que aún faltaban. Miró la hora, faltaban 10 minutos para la cita. No podía cometer la torpeza de llegar con anticipación, de modo que siguió su marcha hasta completar el tiempo restante.


Al fin se detuvo frente a la reja de entrada y oprimió el botón del citófono. No contestaron. Insistió, pero no hubo respuesta. Posiblemente habrían preparado la cena en el invernadero y no había nadie cerca para escuchar su llamado. Intentándolo otra vez, mantuvo la presión con insistencia. Nada. Esto le produjo real inquietud. Miró hacia las ventanas. Ninguna señal de vida. ¿Qué podría haber pasado? La formalidad de su amigo no le permitiría haber cambiado de planes sin avisarle. ¿O sí? Súbitamente se sintió miserable y derrotado. Luego pensó que podrían estar fuera de casa y regresar de un momento a otro. De modo que decidió dar una vuelta a la manzana a paso lento, para darles tiempo de regresar. Al volver, el aspecto exterior de la casa no mostraba cambio alguno. Pulsó nuevamente el citófono. Tampoco hubo señales de vida. Ya había pasado una larga hora. Hasta que de la casa vecina vio asomarse a alguien.
-¿Viene donde los Pedrell? – preguntó una mujer que parecía la empleada.
-Si, señora- contestó Albert, esperando una aclaración.
La mujer pareció divertida al observarle.
- No saca nada con esperar, maestro, se fueron a la playa esta mañana.
Albert quedó helado.
- Gracias por la información, señora – contestó, tragándose la desilusión. – Los llamaré después.


Con el alma en los zapatos, se fue caminando hasta el paradero de buses, con su ramito de violetas en la mano, sintiendo ya el estómago pegado a la espalda. Sólo le quedaba el importe del pasaje de regreso. Se detuvo a esperar, luego de haber pateado los pocos elementos que encontró a su paso.




Afirmada en la muralla de un edificio, una anciana vendía parches adhesivos, voceando su mercadería con desgano. Por los ojos de Albert brilló una pequeña chispa de vida y acercándose lentamente a la vendedora, se puso muy firme, hizo sonar sus talones, inclinó la cabeza y estirando el brazo con el derrochado ramito, le dijo con su profunda voz gastada:
- Es para usted, distinguida señora, como homenaje a su pasada belleza –
La mujer lo miró primero con enojo por lo que le pareció una burla, pero luego de observarlo con cierta detención, también apareció un rayo pequeñito en su ajada fisonomía, que multiplicó los pliegues de su rostro en una sonrisa coqueta.
- Gracias señor, usted sí es un caballero – dijo, alargando la mano y hundiendo su nariz en el perfume.



Patricia Franco

sábado, 5 de septiembre de 2009

AFUERA LLUEVE



Y seguirá así en los próximos días. Las flores de los ciruelos de la calle están todas en el suelo, por eso no pude tomarles una foto porque se veían empapadas.
Me consuelo con un martini en el café mientras aprecio la paz de la tarde. Con lluvia no dan muchos deseos de salir a alborotar; los neumáticos quemados se apagan con el agua.
Además, aunque no lloviera, nadie saldría esta noche porque hay un partido de fútbol con Venezuela y los fanáticos están pendientes del televisor.
Hasta pronto

viernes, 4 de septiembre de 2009

PLANES TEATRALES





Acabo de terminar de imprimir dos copias de "Seis personajes en busca de autor" de Pirandello.

Hace 45 años que no la leo. No sé si todavía se puede pretender su presentación con aire contemporáneo. Tampoco sé si el "elenco" será capaz de tragársela y aceptar ensayarla. Sería la primera vez que el grupito de ancianos acepte salir de los vulgarísimos engendros que acostumbra. Mañana lo veremos. Hay un término realista, pesimista, acomodaticio y fatal: "Es lo que hay" y a eso habrá que atenerse.

Me parece cómodo eso de convertir al café en una especie de diario de vida.

- Leonor. una cerveza bien helada. (primero aplicaré la copa fría sobre mi ojo derecho completamente cubierto de rojo por esas hemorragias espontáneas que me dan aspecto de vampiro).

Afuera, el perro Niki ladra a los gatos fantasmales que se cruzan por los techos. A medida que crece (poco) muestra que no pasará más allá del tamaño de un spaniel mestizo con quien sabe qué especimen perruno. Ay, me siento como si hubiera engañado a la bella Kalimera con una bestia híbrida e inútil como sucesora. Pero, he caído en mi propia trampa, la de intentar dar a cualquier bicho que busque refugio en mi casa, la mejor vida que pueda darle. Es como cuando tristemente aplasto a los pobres caracoles para que no devoren las plantas. El Niki es un caracol sobreviviente.

Leonor me dice que los gatos están amenazando mi cena. Por hoy me retiro del café y les deseo buenas noches.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Plazo fatal


Finalmente pude cocinar un engendro en la tarde del 31 de agosto, plazo fatal para entregar la "obra de teatro" exigida. No quiero pensar en el resultado, ni siquiera seguir el primer impulso de rehacerla. Sobredimensioné mis posibilidades de hacerlo en unas pocas horas y fracasé. Bueno, ya está, buscaré algun otro tema.
Es un alivio haberse sacado semejante clavo de encima. Ahora debo cumplir con las otras tareas dejadas de lado y decidir si vale la pena seguir con ellas y dedicarme al dolce far niente. Claro que para mi no es precisamente dolce ese far niente, porque aparece con toda su indumentaria, doña Realidad.
Como siempre, pedí algo de beber, mientras Leonor ha encendido el televisor y alcanzo a escuchar el partido de la Sharapova con alguien más. Para colmo, el relator favorece a la rival de Sharapova, cosa que supongo no deben hacer los relatores deportivos, porque molestan a los oyentes. Amadeo también está mirando el partido y ha dejado el piano a merced de un gato que pisa las teclas y se asusta del sonido que producen sus pasos.
Por aquí está llegando cautelosamente la primavera, abriéndose paso entre días fríos, con esos titubeos de septiembre, mes que - personalmente - lo considero detestable, me cae mal y espero que pase pronto. (deseo que no debería tener una anciana como yo, pues podría ser el último).
Considerando la autocensura, le pondré buena cara al mes, a pesar de la molestia que me produce. Escarbando por los días, encuentro un cumpleaños. Sea, será el mes de su celebración y basta.
Como siempre, hablo demasiado.
Hasta pronto

viernes, 28 de agosto de 2009

De nuevo en el Café.



Tras mis tranquilas vacaciones en Berlin, ya estoy de nuevo en casa. He leído de vez en cuando los escritos pero no me dejaban entrar al Café a escribir. Tal vez me había portado mal y tía Laura me tenía castigado.
Ahora he venido y estoy saboreando un rico vino blanco del Penedes (de donde nacieron los Torres) y Leonor se atosiga intentando contarme las nuevas del Café. Mi hermano Amadeo ha dejado de tocar y está aquí sentado a mi vera y vamos a beber y a comer hasta que llegue alguna de las hermosas parroquianas.
Un saludo a todas y todos.
Vuestro Galvarino

miércoles, 19 de agosto de 2009

NUEVAS AMIGAS Y AMIGO




Acabo de comprobar que han entrado Solei, Mila y Oscar. Espero que puedan aventurarse en:
Nueva entrada y escribir algo. Si lo logran, será toda una hazaña para Mila y Oscar, quienes conocen poco los misterios de este teclado (en el cual soy poco ducha).
Supongo que en un tiempo más será posible transmitir de alguna manera el aroma de las cosas, en este caso el perfume del dafne que está floreciendo en el antejardín, lugar que, hasta el momento, no sufre la invasión destructora del perro Niki, aunque no se libra de peleas y persecuciones de gatos propios y ajenos.
¡Sean cálidamente bienvenidos los nuevos contertulios (Oh, perdón, me estoy dejando llevar por la comodidad y olvido la mención de /as/os) y reciban un tremendo abrazo de todo el café!

domingo, 16 de agosto de 2009

LIMÓN


Este engendro es un limón del limonero del patio que con frecuencia presenta extraños frutos. Seguramente alguno de sus abuelos fue de la variedad "dedos de Buda".
Como era el único maduro que tenía a mano, no pude sacarle un espiral de cáscara para el manhattan.
Este domingo ha sido soleado, después de una dia con su noche de lluvia incesante. Mañana se reanuda el diluvio y me he contagiado del resfrío de Elvi.
Un poco de música de jazz para darle ambiente cálido al café y me despido cordialmente.

sábado, 15 de agosto de 2009



Por ser la Virgen de la Paloma,
un mantón de la China-na,
China-na,
me vas a regalar.
Venga el regalo,
si no es de broma,
y llévame en berlina-na,
lina-na,
al Prado a pasear.
- Venga un martini, Leonor, por favor, que ya es la hora perfecta para el aperitivo y celebrar a los que hoy están de fiesta por la virgen de la paloma y todas las que se celebran hoy.
Amadeo, para estar al día, está tocando la música de la zarzuela. Me encanta el personaje del boticario, , el sombrío Julián, en cambio, va camino de convertirse en un tirano, con buenas intenciones. por supuesto.
Termino de beber el martini, recordando con nostalgia a mi suegro, que era capaz de cantar y bailar cualquier zarzuela u opereta y tomar la azarosa vida con liviandad, dotes que no heredó su hijo.
¡Salud, dinero, euros, dólares, pesetas, lo que sea!

miércoles, 12 de agosto de 2009


Nos vamos aproximando a la fecha de elecciones presidenciales. Si la memoria no me traiciona, creo que es la primera vez que los nombres de los candidatos desaniman a tal punto a los electores. Indudablemente la publicidad manda y será elegido el que más gaste en la mascarada que ya se vive.
Bueno, pero ya ese sabor desagradable ha quedado en la puerta del café y más vale eliminarlo con una taza de té y torta de chocolate.

Nuestro amigo Enrique anda por estos días en Londres y copia aquí, parte de su mensaje:

"Hay en Londres un concepto distinto al acceso a la cultura que se relaciona con el dinero, con respecto a Paris .El Louvre es por ejemplo ,bastante caro para un bolsillo sudamericano ya que la entrada es aprox . quince mil pesos y en un día no se alcanza a ver ni siquiera un 20% . En cambio, en el British Museum y en la National Gallery no cobran ingreso . Han instalado cercano a las puertas, grandes embudos de vidrio donde los visitantes puedan dejar caer monedas y billetes . Es entretenido observar la gran cantidad de ellas de variados países .Lo mas probable es que el aporte fiscal absorba los deficits. Lo mismo ocurre en el observatorio de Greenwitch, o en el Museo naval cerca del Tamesis".

Me ha dado un gran deseo de ir a visitar todo lo que quedó en el proyecto hace unos cuantos años. Quien sabe si alguna vez lo logre.

Desde una tarde anunciando lluvia, mis saludos cordiales.

domingo, 9 de agosto de 2009

Domingo


Esto se parece cada vez más al diario de vida de quien se mueve en una celda. Ayer tenía una invitación a celebrar algo con mis compañeros de un taller. No me dieron ganas de salir por calles y vecindarios complicados, de manera que permanecí leyendo lo que opinan algunos virtuales, escapando de las tareas pendientes, tal como hoy.
La televisión muestra aquella organización de poderosos que se supone, organiza oscuramente el destino del resto de los mortales. ¿Quién mueve los hilos, de los que mueven otros hilos, por orden de otros y etc.?
La imposibilidad de creer a las agencias de noticias causa esa sensación de estupor, indignación, impotencia que lleva al desánimo.
Aterrizo en la mañana de hoy: Un enorme y glorioso aromo en plena floración contra el cielo azul intenso. Envolverse en el perfume y gozar el momento.
Ahora, desde la punta de un cigarrillo encendido en la oscuridad, se eleva una delgada columna de humo que se desgrana y permanece flotando en formas leves.
- Leonor, un té con hojas de menta, por favor.

sábado, 8 de agosto de 2009

¿Alguna idea por ahí?



Tarea pendiente: una obra de teatro. Nada fácil. No encuentro tema que justifique el esfuerzo.

Otra vez te pido, Fridolin, tu valiosa ayuda con algún temita.

En caso contrario tendré que hincarle el diente a lo hecho en colaboración, sólo por jugar y que era una payasada, o volver a otra payasada hecha hace años.

¿O será la única en tirar la esponja? Se acerca el plazo fatal. ¿Por qué lo escribo aquí? Por si de tal manera se me graba la obligación y acude alguna idea salvadora a llenar el creciente vacío de la mollera.

- Sólo un café, Leonor. El alcohol podría ser alguno de los culpables del actual estado de cosas.

(Ya vez, el cojo..).


Hasta pronto.

viernes, 7 de agosto de 2009

Noche de viernes




Mientras los otros, aquellos que trabajan o estudian y, en fin, casi todos, se divierten al término de la semana, los que nos quedamos en casa por soledad, temor o lo que fuere, paladeamos meditativamente un trago en el café. En mi caso es una democrática caipiriña, junto a unas galletas saladas notables, todo un hallazgo de Enrique Darío. Éste se encuentra aún en Francia, lejos de redes, sumergido en el verano glorioso aún. Por unos momentos, la cachaza, azúcar, limón y hielo, logran elevar el sentimiento por encima de la rutina y dejan vagar la mente por sobre la realidad gris del ladrido de perros, sonidos de un programa ramplón televisivo que alguien mira con aire distraído y la enorme luna llena que asoma a través de la ventana del Mozart. Esta noche trataré de flotar en una nube, por sobre los sueños recurrentes, tratando de romper las ataduras del diario sobrevivir. Pensando en ustedes, buena noche de viernes, abierta a la aventura de inventar.

sábado, 1 de agosto de 2009



Dicen que las mujeres tenemos la cualidad de hacer varias cosas a la vez. Me "tocaba" hacerlo en mi trabajo (hace tantos años), pero ya lo tengo totalmente fuera de alcance. Las pocas facultades que apenas conservo, no la incluyen.
El café tiene un nuevo decorado (al menos para mí, no te enojes, Galvarino). No están los viejos muebles, hay otros, de líneas simples, livianos. Se remataron las viejas sillas Thonet y los cuadros, ahora hay cuadros cinéticos de Matilde Pérez y un par de esculturas de Carlos Ortúzar. Hay un nuevo garzón, que sólo aparece cuando lo amerita la concurrencia.
Y también hay - a mi pesar - un ubicuo, insoportable perro, capaz de traspasar el límite entre lo real y virtual. Gime, ladra y exige atención, rascando el muro del escritorio. Intento espantarlo bebiendo una cerveza muy fría.
Por esta semana solamente, hay un pianista reemplazante. Se trata de otra intromisión de la realidad en la forma de un músico aficionado que llegó desde la lejana Varsovia y fue uno de los fundadores del Club de Jazz de Santiago, tuvo un estupendo programa radial sobre jazz y como es excelente pianista, por aquí se ha dejado caer, con el mismo entusiasmo de sus años mozos.
- Leonor, otra cerveza, bien helada. (Recordar ese club me ha subrayado el alcoholismo. No es que ahora no exista. El problema es que ha cambiado la gente y es muy pesado el traslado hacia aquellos lares donde ahora funciona).
Me voy antes que termine la música.
Buenas noches

lunes, 20 de julio de 2009

Hoy en Argentina es el dia del amigo.

Para mi el hecho que se festeje un dia no me agrega ni quita nada...pero (jejeje estare gaga?)...quiero saludar a ustedes..porque? porque estan en mi vida desde hace mucho tiempo...y los siento y pienso a diario..

Laura .
Marsita
Aby
Galva
Cali
Son los que anidaron en mi corazon!!!!! LOS QUIERO MUCHOOOOOOO!!!!!!!!!!!

Un abrazote a todas y todos.


domingo, 19 de julio de 2009

free hit counter

hit counter
Mañana viajo a Berlin. La ciudad reunida, más bella que nunca, repleta ahora de turistas, de bares, de museos, de ofertas de todo tipo. Como todos los años, espero pasear por los alrededores de la Alexander Platz, por la isla de los museos, por el parque Lustgarten, por las riveras de los canales del tío Spree. Me detendré a hacer mi pausa cervecera en las terrazas del barrio Prenzlauer Berg, en algun barecillo de Kreuzberg, en la cafetería de la National Galerie. Visitaré la Biblioteca Iberoamericana, el parque Tiergarten, los lagos de Wansee. El sabado y Domingo iré por supuesto a los mercados de las Pulgas, a desayunar a las 11 de la mañana con amigos alemanes. Y escribiré, eso espero, escribir mucho. Pasaré algunas horas con mi hijo, que vive ahora en Munich, el famoso sur de los bávaros. Y visitaré a algun amigo, y claro,algún amor lejano e inolvidable.
Desde allí les recordaré tiernas señoras. Y cuando pueda les escribiré unas letras. En un mes regreso a casa.
Vendré al Café para que la bella Leonor me ponga un blanco fresquito pues el calor aprieta, y con Amadeo nos beberemos sendas copas de brandy. Y mucha cerveza, por supuesto!
A todas y cada una un beso enorme. Todo mi cariño. Galva.

jueves, 9 de julio de 2009

cosas del Cafe

La verdad el mundo está de pena! Estoy sentado aquí, en el último rincón del Café, cerquita del piano y leo el diario para enterarme algo de lo que ocurre en el planeta.
Por ahí he visto a pasar a tía Laura que ha entrado tirando de dos perros (o ellos la tiraban a ella?) Aby debe estar sumamente ocupada con sus pleitos, Marsa con su hija en >paris, Elvi compartiendo sus pensamientos entre sus elucubraciones y las del resto de la gente.
En fin, hoy he pensado mucho en una parroquiana que no se deja ver hace tiempo. Maya. La recuerdo siempre con su sonrisa tan pura, su buen manejo de internet y estas cosas, su amor por los gatos. Cómo me gustaría verla aparecer a tomarse un tecito conmigo, a la manera tica.
Leo que en China se matan por las religiones. Y el Estado los mata a todos. Un axioma: primero mata, luego dialogamos.
Leo que los judíos muestran en la tele el cuartel general del Mossad, el terrible servicio secreto israelí. Desde allí se organiza la lucha contra el terrorismo yihaidista. Me pregunto: quién organiza la lucha contra el terrorismo de Estado de Israel contra Palestina?
Leo que los maltratadores en España llevarán ahora una pulsera para delatar si se acercan a sus víctimas. Pero, si hace poco tiempo, un maltratador, salió de la cárcel, se arrancó de un tirón la pulsera, fue a casa de su mujer y la mató. Y nadie se enteró. Nuestro gobierno está feliz con la pulserita. Parece que con la pulsera se acaban los crímenes contra mujeres. Es que no se dan cuenta que el maltrato familiar se acabará cuando se cambie la mentalidad del agresor? Cuando los cientificos realicen una trepanación o lo que sea en la región adecuada del cerebro y la violencia contra las mujeres se transforme en ternura y amor físico.
Leo que los paises ricos buscan el compromiso de que no aumente dos grados la temperatura del planeta, porque dos grados significan la hecatombe en los polos, los océanos, el calor, etc. Pero Canadá y Japón se niegan a suscribir dicho acuerdo.
Leonor, cielo! Una copa de vino fresco, Barbadillo de Cádiz! Y dame algo de comer tesoro!
Lindas las fotos tía Laura. Intento reconocer a nuestros amigos en la foto. Veo a Leonor y a Werner. A los demás no les reconozco.
besos a todas.

Nada especial



Me estoy tomando una cerveza porque el día ¡por fortuna! está soleado. Enrique me envió un correo, anunciando un artículo para colocarlo en el café. Como es algo distraído, no estaba dicho texto.
Por estos días se prepara para viajar a Francia y desde allí, darse unas vacaciones con su familia en algún lugar agradable. Lo envidio, claro. Ojalá tuviera parientes bien situados en el mapa, especialmente, en el otro hemisferio cuando aquí el invierno nos tiene a todos resfriados y atacados por la gripe porcina.
Puse la efigie del susodicho. No estoy pecando de indiscreta, porque la imagen la saqué de Facebook.

Cariños

martes, 30 de junio de 2009

Peras al olmo




Me pregunto si tendré endurecida la sesera al pretender sacar agua de las piedras, sin otro propósito que patalear un poco y por deporte. Posiblemente es un rasgo de demencia senil ad portas. He molestado a medio mundo intentando que se transformen por milagro en algo que no son. Intentaré aceptar a los demás mientras compartamos el mismo bote, a menos que lo aconsejable sea abandonarlo.
- No, Leonor, no hablaba contigo, pero, ya que estás aquí, tráeme una caipiriña para combatir el resfrío. He venido escapando de esa influenza porcino-humana, que ha hecho colapsar la capacidad de consultorios y hospitales.
Ya ves que he tomado este café como confesionario.

Hace un par de noches, estuve leyendo una novela ¿novela? de Manuel Azaña “El jardín de los frailes”|. Es un libro semi-autobiográfico sobre la vida escolar de fines del siglo antepasado:

Una frase: “Borrascas de lapos y cachetinas, imbuían en los torpes la sintaxis del latín: más lágrimas he visto correr sobre el texto de los Comentarios que sangre vertió el propio César en el suelo de las Galias.”

Le he contado 13 líneas por frase. ¡Qué vocabulario!

Tenía una idea demasiado vaga sobre esta persona, escritor, político “intelectual”, presidente de la Segunda República Española. He estado buceando en Internet para averiguar más sobre él. Vale la pena.
Lo destino a un compañero de taller, descendiente de españoles y admirador de todo lo hispano, con potente y afinada voz de barítono que luce en toda ocasión, autor de innumerables “cartas al diario”, encendidas de furia y abundantes en diatribas contra todo lo que considere torcido.
Pensé invitarlo al café, pero él, persona en extremo sociable, prefiere el contacto directo al virtual.

¿Y Enrique? Posiblemente olvidó cómo entrar.

Cariños a todas/¿os?nter

miércoles, 24 de junio de 2009

Sin ton ni son

- Un martini seco con dos aceitunas, por favor - le pido a Leonor, porque desde hace un tiempo me he vuelto alcohólica sin remedio.
Aquí lo tengo, en su punto exacto y lo hago durar al máximo.

- Si no tienes nada que decir, no lo digas - dice mi conciencia. Pero no le hago caso. Vengo llegando de clases. La mitad de los alumnos faltante por resfríos, gripe, amenazas de virus, el día más helado del año y coincidente, el We Tripantu (año nuevo mapuche) cuando comienzan a alargarse los días y se acerca la esperanza de que el invierno termine de una vez. (Es el día que el invierno comienza, según los pesimistas).

¡Felicidad, Marsa! (por tu mensaje)

¡Mari, mari kom pu che!*

*Saludos a todos

jueves, 18 de junio de 2009

El quiltro Niki González



Apareció una noche en el antejardín (o antidesorden), empapado y hambriento. Luego de larga deliberación con el otro ocupante de la casa, se quedó, ya que daba pena echarlo. Además, era imposible. Es un terremoto chillón, de 4 meses, según la veterinaria. Espero que alguien lo adopte. Es lo último que necesito. Sin embargo, piensa quedarse.

miércoles, 17 de junio de 2009

Mitad gato mitad humano?

Por fin he logrado que mi amada tía me levante la moratoria o la cuarentena y me permita entrar al Café. No sé qué habría hecho yo de mal? Algo sería porque me tenían castigado.
Y me encuentro con que ella ha puesto una foto y un hermoso poema a Fridolin!
Si yo pudiera desprenderme un momento de este disfraz humano y encarnarme en ese bello gato rubio, de rostro tranquilo pero muy felino!!! Pero si hasta Jorgelina me quisiera!
He leído todos tus comentarios Elvi querida y son muy interesantes como todo lo que escribes.
Y veo que ahora es Marsa la desaparecida. Vaya! Bueno mi tía tampoco es que se prodigue, pero ella sabe bien que el Café está en buenas manos. Ahorita mismo voy a beberme una buena copa de cabernet souvinón de las tierras de Chimbarongo. Y de Santa Cruz. Leo por ahí que en esas tierras los caldos son una locura.
Cielo! Leonor querida! Acompáñame y ponés unas almejas a la plancha.
Un saludo queridas mías!

viernes, 12 de junio de 2009

AL GATO FRIDOLIN





Fridolin es un gato
de rubio bigote, muy viajado
cola frondosa y aire seductor
su melosa voz encanta
a cuanta gata beba el aire
de su canto original
para ellas tiene versos
de vino y miel
bellas frases de consuelo
para todo mal de amor
pausado caminas y te paseas
dejando por doquier
estela de pasión
¡Ay de quien se embarque
en la barca efímera
de la ilusión!

martes, 2 de junio de 2009

Anhelo cumplido

ODA A JORGELINA

Ah, esos ojazos de esta niña,
transparentes,
con su fuego motivador,
diciéndonos de sus luchas,sus encantos y desencantos.
A momentos saudádicos,
y llenos de esperanza.

Alcanzará pronto lo suyo,
porque lo suyo es la mejor de las
búsquedas,
el bien, el amor,la paz,
y es una embajadora de la luz.

Atenta, gentil, generosa
en grado sumo,
inteligente y audaz.

Mateando el viernes en su casa,
con Sócrates, hermoso y dulce felino;
el tortugo escondido bajo el sofá
en su sueño invernal.

En ese rato, insuficiente de modo avaro
para charlar y decir tantas cosas, compartimos
a lo argentino, con una mesa esmerada
de tantos bocadines con los que me esperaba.

Es ella energía pura, energía de la que no daña,
que motiva, que ama, que espera lo mejor,
que da tranquilidad, que ofrece un habitat
de construcción.

Gracias hermana, gracias por ese increíble
espacio que me brindaste; me alegra tanto
el haber estado a tu lado un rato, un privilegio
inesperado, una esperanza cumplida,
que ojalá podamos repetir.

lunes, 1 de junio de 2009

Oda a Fridolina

free hit counter

hit counter

Oh Fridolina lejana y presentida.
Te imagino caminando silenciosa por el cesped,
oler la hierba que porfiada se instala
en el umbral de la casa.
Escuchar molesta y resignada
los duros ladridos del perro
y atisbar la amada silueta de Laura
que se acerca con algun cotidiano
presente gastronómico.
Ese es tu universo querida.
Ese pequeño mundo que se cubre de flores
y despierta en ti un oscuro
caudal de sueños y arrebatos.
En la primavera juguetea tu sangre
y a veces suspiros hondos
viajan por el eco de la noche. Tal vez, muy lejos,
en ajenos huertos o en los barrosos tejados cuidadanos
responde un eco viril, ahito de urgencias masculinas.
Pero aquí tú permaneces
ligada a tu destino,
esperando ese día, esa tarde,
en que desde la vastedad de lo lejano
yo aparezca,
desnudado de este disfraz humano,
y todo sea una fiesta de pieles,
de colas enhiestas, de bigotes
centinelas del amor.
Y será tu mirada, Fridolina,
la respuesta más pura
a mis desvelos.

sábado, 30 de mayo de 2009

free hit counter

hit counter

Hoy he despertado pensando en el amor. Me he venido al Café a contarselo a Amadeo y a Leonor. Están solos pues Werner ha viajado a Austria. Leonor cocina, hace la limpieza y Amadeo la ayuda. Son tiempos duros y hasta yo he colaborado. Tía Laura está ocupadísima en sus quehaceres culturales en su hermosa ciudad dónde ella es un referente cultural.
Pero decía que el amor acompañó mi despertar. Sí, personificado en una mujer. Una mujer que conozco, pero con la cual jamás hemos tenido un acercamiento. Es posible que sueñe con una mujer a la cual ni siquiera he besado? Mi psicologa decía que hay personas que nos quedamos en ese estadio de la adolescencia donde uno vive los sueños y estos a veces se confunden con la realidad. Puede ser que eso me esté ocurriendo. Pero la verdad es que el sentimiento era fuerte y real. Lo comenté con mis amigos. Amadeo calla. Murmura que alguna vez sintió lo mismo. Leonor, siempre práctica, opina que me hace falta una mujer lo antes posible. Que eso son ansiedades y carencias que se acumulan y estallan.
En fin. Acordamos con Amadeo que vamos a invitar a algun par de bellas señoras a una pequeña fiesta privada en el Café. Leonor sonríe y nos observa como a niños.
Me pongo un delantal y comienzo a picar y lavar las ensaladas que la bella me ha ordenado. Lo hago a conciencia. Lechugas, escarolas, cebolla, pimientos verdes, y aparte los tomates que me resisto a pelar.
Bueno, al menos aqui estoy con mis amigos, me siento útil y creo que vendrá a alguna de las señora a almorzar.
Por la tarde continuaré con mis historias.

jueves, 28 de mayo de 2009

Fridolina, mi prima.

Me imagino que nos has puesto la foto de la bella Fridolina, querida tía.
Cada vez tengo problemas para escribir algo aquí no encuentro donde dice nuevas entradas.
a ver si ahora ha resultado bien.
Bueno, que visitaré a Fridolina y a su ama encantadora en el mes de noviembre y le llevaré un rico bistec de ternera andaluza. (A Fridolina, no a el ama que recibirá otro regalillo)
Veo que viene poca gente. Es la crisis tía. Pero yo me paso por aqui todas las noches a estar un ratito con Leonor, con Werner y con Amadeo.
Un beso grande. Su ínclito sobrino.

jueves, 21 de mayo de 2009

UNA BREVE CHARLA CON MARIO BENEDETTI, por ARIEL ZÚÑIGA



A principios de los noventa, aprovechaba las tardes luego del liceo para vagar por la capital. Generalmente en busca de libros o de las escasas actividades culturales que un Santiago gris, adormecido, ofrecía. En una primavera llegué a la feria del libro en la Estación Mapocho. Ingresé gratis, por ser escolar y vestir uniforme. Luego de varias vueltas llegué al pequeño local de la editorial Sudamericana en donde un papel tamaño carta, escrito con un plumón -seguramente un fulton- se leía: "Hoy, Mario Benedetti". Miré hacia el fondo del modesto local, de dos metros de ancho y tres de fondo, y como un niño castigado, con los mismos ojos brillantes de emoción, estaba nada más y nada menos que uno de los escritores más ceĺebres del momento. Me acerqué con timidez y le pregunté dubitativo ¿Es usted Benedetti?. Me respondió que sí, y sus ojos brillaban aún más como si aquel niño tuviese entre manos otra travesura. Un hombre mayor, un tanto más bajo que yo, y un tanto rechoncho, me miraba esperando una pregunta mientras extendía su mano para saludarme; se notaba un tanto desorientado, incluso somnoliento, ya que a nadie parecía importarle lo más mínimo su presencia. A mi tampoco me parecía un suceso extraordinario, de los autores que había leído no lo tenía considerado como el mejor.

- Sabe Don Mario, estoy leyendo su novela La Tregua...-
Ahh, qué interesante ¿La andas trayendo?Quedé un tanto perplejo, pues me parecía que quería firmarla a toda costa. Ese día no la traía en mi mochila, pero si la hubiese traído habría dudado en ofrecérsela pues era de aquellas ediciones piratas peruanas que se conseguían por quinientos pesos en la plaza Almagro. Aún no terminaba la novela y luchaba porque no se desojara en mis manos. Si se la pasaba capaz que se molestara o que lo hiciera alguien de la editorial pues sus libros costaban mucho más de diez veces que el mio, y se ofrecían en bellas ediciones en hojas blancas bien encoladas.- Pero no la traje hoy.- Pues traela mañana y te la firmo -me respondió, ya más locuaz-.- ¿Va estar aquí?- Aquí aquí, no creo. No me han dicho todavía donde. Mañana recito y va a venir algo de público, espero.- ¿Va a leer alguna de sus novelas?- Algunos fragmentos y también un poco de poesía.- ¿Usted es poeta también? - dije asombrado-.El se rió, de pronto era un niño gordo riéndose a carcajadas.- Si, también escribo un poco de poesía.Me despedí. En la mañana cargué el libro, tratando que no se desojara. Después del liceo caminé hasta la Estación Mapocho. Una larga fila de personas aguardaba poder entrar. Le consulté a una de ellas qué pasaba:- Qué, acaso no sabes, hoy está Mario Benedetti - me respondió airada una mujer al tiempo que me recriminaba por mi ignorancia-.Una hora de fila y logré escabullirme, detrás de unas cortinas logré divisar a mi contertulio del día antes. Miles de personas en la sala el Zócalo, en el subterraneo, y no había más música que la poesía. Al finalizar cada pieza los aplausos, los gritos, los sollozos de las personas que lloraban al recordar los sueños rotos, las esperas, las ausencias, todo aquello que el poeta había simbolizado como el único tablón flotando a la deriva.Recordé algunos, y me dí cuenta que habían sido utilizados en el "Lado Oscuro del Corazón" de Eliseo Subiela, que otros los había escuchado o leído, pero que nunca había retenido el nombre del responsable.La primera visita de Benedetti a Chile después de la dictadura era una mezcla de ritual pagano y de concierto de Rock. El público se contenía para no atropellar a los demás, y besarlo como si se tratara de Mick Jagger.Al finalizar el recital el poeta tuvo que salir custodiado, mi libro aún más arrugado que antes había precipitado hasta el fondo de mi mochila de mezclilla.Aún conservo el viejo tesoro, aún no esté firmado para mi vale mucho.Cuando la vida me regaló más años pude comprender mejor "La Tregua". En el liceo hasta vimos la película, pero para comprender debía hacerla carne. El sexo casual del viejo y la joven que se conocen en un autobus, que inspiró la bella balada de Oscar Andrade llamada como el libro, al vivirla años más tarde la sentí como un deja vu. Al pasear por Montevideo creí encontrar en cada esquina tomando una Pilsen al poeta, el que nuevamente me preguntaría si traía la vieja edición pirata de su novela.A quien quiera brindar por Benedetti le sugiero que no se apure. Lea "Gracias por el Fuego", una maravilla de novela, vea la adaptación fílmica de la tregua y el "Lado Oscuro del Corazón" aunque parezca demasiado dulzona. Viaje a Concepción, un Montevideo muy cercano en el cual quizá conozca alguna bella joven que le recuerde que aún está vivo. Y escuche la Tregua, de Oscar Andrade. Luego se dará cuenta que es irrelevante que Benedetti haya muerto, pues sigue estando con nosotros en todas partes.


Ariel Zúñiga, Maipú 21 de Mayo de 2009.

lunes, 18 de mayo de 2009

Lo que se ama

La cabeza nos dice que no hay milagros, pero el corazón insiste en creer que un milagro de vez en cuando, además de no alterar el orden del mundo, vendría bien como compensación por las inevitables tristezas de la vida. En el fondo, queríamos creer que la lectura de los poemas de Benedetti, puesta a correr alrededor del mundo, haría retroceder a la muerte que le amenazaba. Mario perdió la batalla, nosotros, sus amigos, sus lectores, también. Restará la memoria, restarán los libros, pero, en este momento, memoria y libros casi nos parecen poco. El dolor y la tristeza no se adormecerán tan pronto. Estaba Mario Benedetti y dejó de estar.


De Saramago

miércoles, 13 de mayo de 2009

Cerrar abriendo hacia lo definitivo?una nueva conciencia?

Queridas/os amigos...estan dentro mio...me he encontrado sin poder acercarme a los vinculos...porque por decision externa o interna ..o ambas...me aisle de casi todo....estoy escribiendo con gran esfuerzo...me encuentro tanteando ideas casi virgenes...y en este apasionante panorama para mi...estoy algo descolocada por el efecto movilizador..y tomo conciencia de mis dudas y ambiguedades presentes que me insertan en un proceso de aprendizaje de todo aquello a lo adhiero...una nueva conciencia...nuevos matices...y nuevas maneras posibles de pensar...y pensarme..
Siento en todo mi ser la construccion de estos nuevos conocimientos....y tambien siento como lo viejo y lo nuevo estan con-fundidos en formas ya existentes en una lucha..donde lo viejo tramposamente le presta su propia forma de accion.Donde estas posibilidades nuevas ,diferentes,quieren destacarse,mostrarse,salir a la luz...y des-cubrirlas en mis acciones posteriores sostenidas...que aun son como nacimiento reciente...y por todo esto..me siento como viviendo una doble vida...por lo que fui...y por lo que quiero ser.
Con mis manos sostengo el cambio...y lucho por las interferencias producidas por mi...y desde mi..estas interferencias , no son tan solo la puesta en marcha de dos formas de "saber" que se disputan la vigencia..si no que es una reaccion impiadosa de la resistencia para anular..desestabilizar y negar a lo nuevo.
En mis pensamientos y sentimientos se estan produciendo cortes...correcciones...y reflexiones..en un constante ir y venir...y si bien estos momentos por los que estoy pasando al expresarlo tienen un aspecto dramatico...tambien tienen un aspecto optimista....porque este acontecer me brinda la posibilidad de desalojar estereotipos.
Les escribo para que comprendan por favor que no hay olvido hacia ustedes al no venir al Mozart...es un proceso interno y profundo que me conmociona ...y quiero compartirlo con ustedes desde mi soledad buscada..
necesite aislarme amigos....los quiero mucho a todas/os.
Hoy puedo escribir esto ...y me alegra poder hacerlo...el contacto con ustedes me estaba haciendo falta.

Un abrazo a todos y cada uno.

Elvi


martes, 12 de mayo de 2009

Hola chicas y chicos!!!

Es verdad que esto está bastante desierto y como según parece hace falta un poco de alegría
para evadirse de los múltiples problemas, que nunca faltan, ahí va un cuentito para reir:

El labrador y la ancianita
Un labrador lleva su camioneta al mecánico para que se la arreglen. Como no iban a poder repararla enseguida, decide volver andando a su granja, que no quedaba lejos.
Antes de salir del pueblo, se detiene en la ferretería a comprar un cubo y un bote de pintura. Luego pasa por la carnicería y compra 2 pollos y un pedazo de cordero. Pero al salir de la carnicería, se da cuenta de que tenía un problema: cómo llevar a su casa todo lo que había comprado.
Mientras se rasca la cabeza, se le acerca una ancianita, quien le dice que está perdida, y le pregunta:-- ¿Me podría decir cómo puedo llegar a la granja de los Rodríguez?El hombre le contesta:-- Bueno, en realidad mi granja está muy cerca de la de ellos. Con mucho gusto la acompañaría hasta allí, pero no sé como puedo recorrer todo ese camino llevando conmigo estas cosas que he comprado.
La anciana le dice:-- ¿Por qué no pone el bote de pintura dentro del cubo, agarra éste con una mano, se pone un pollo debajo de cada brazo y lleva el cordero con la otra mano?-- ¿Sabe que tiene razón?, -le contesta el hombre, y empiezan a caminar.
A los cinco minutos, el hombre le dice:-- Será mejor que echemos por un atajo que pasa por ese monte. Así nos ahorramos un montón de camino.
La vieja lo mira cautelosamente y le dice:-- Yo soy viuda, y no tengo un marido que me defienda. ¿Cómo sé que usted, cuando entremos al monte, no me va a poner contra un árbol y me va a violar?
El hombre le contesta:-- ¡¡Por Dios santo, señora!! Llevo encima un cubo, un bote de pintura de 5 litros, dos pollos y un cuarto de cordero. ¿Me quiere decir cómo hago yo para ponerla contra un árbol y violarla?
A lo que la viejecita responde:-- Ponga el cordero en el suelo, tápelo con el cubo, ponga la pintura encima del cubo y yo le sostengo los pollos.

-------------------------------------------------------------------------------------------------Y ahora un chistecillo... pa que no falte de ná....

Un niño de tres añitos le pregunta a su madre señalándose los genitales: -Mamá! Mamá! ¿Esto es el cerebro? -"No hijo, todavía no"-

-------------------------------------------------------------------------------------------------¡¡¡¡¡Bueno también les envío un fuerte, fuerte abrazo!!!!!-Laia

lunes, 11 de mayo de 2009

Amigas y amigos.

Una tertulia no la hacen las paredes de un café, la hacen las personas que la forman, gente que día a día acude al encuentro, a la magia de la comunicación, a la maravilla del mutuo conocimiento, de la compartida simpatía, mutuo interés, e incluso empatía. En este, nuestro café hasta la silenciosa y casi desértica imagen de su "bienvenida": un hombre de espalda a la cámara y una alejada mujer que también da la espalda a todos, parece una pregunta: ¿a qué venís?, si buscáis compañía este no es el lugar.

Poco a poco fueron desapareciendo un importante porcentaje de integrantes de nuestra tertulia (incluso hubo un fallecimiento), y la mayoría eran encantadores caballeros que a nuestra Jorges encandilaban. Y la soledad, querido Galvarino, es compañera de la desilusión. Cuando otras voces van sustituyendo a las que se habían hecho habituales, y las más cantarinas también enmudecen, ese lugar deja de ser el lugar y la tertulia se ha deshecho. La excusa para todos/as ha sido el exceso de trabajo, será que tenía que ser así.

A ti, querida Laura, todo mi agradecimiento. Te has esmerado en la decoración y en el tono de nuestro Mozart siempre y a pesar de todos tus conflictos personales, y en estos momentos no tengo la receta para hacer que regresen los que marcharon.

Volveré, sí, volveré el día en el que nuestra tertulia, mi tertulia renazca.

A todos y todas quiere y no olvida. Marsa

Nuestra soledad tía bienamada!




Los tiempos de crisis son duros, excluyentes. Aquí nadie viene y yo solo me siento a escuchar la música de Amadeo mientras bebo manso mi copa de vino y contemplo el hermoso vaivén de las caderas de la bella al caminar.
Se han ido tía? Se habrán ido todas? También Fidel? No lo creo, espero que no. Somos los personajes de un cuento de Rulfo. Tenemos algo de Pedro Páramo: o tal vez de aquel inquietante relato de Cortázar, no recuerdo bien el título: la puerta cerrada o la casa tomada, algo así, donde los dos hermanos, vestigios de una familia que se va esfumando se van arrinconando en algunos cuartos de la casa mientras escuchan que nuevos moradores van tomando posesión de la misma. Y usted teje sin pausa tía bienamada un bufanda para aquel navegante que jamás regresó y yo intento con el viejo tomo de Aguilar encontrar la respuesta a mis eternas dudas:
¿Fue Horus el hermano, hijo y amante al mismo tiempo de Isis?
Y la más terrible, será cierta esa teoría que señala la extinción de los Neandhertales porque en su evolución natural, o tal vez gracias a la primavera, descubrieron el amor? Y el fugaz y repetitivo acto sexual devino en erotismo, la caricia gratuita y sagrada?
Aquí me quedo tía Laura. Venga usted a mis ojos, aquí estaremos estos seres que la amamos y Amadeo tocará sus más triunfales notas cuando su estampa se proyecte en la vieja puerta entornada.
Pero confiemos en que volverán todas las musas perdidas, llegarán de nuevo, silentes, deshabitadas, y el Café será un murmullo de caricias recién inauguradas.